Científicos crean un modelo de embrión humano a partir de células de la piel

Una de las primeras manifestaciones del coronavirus puede estar en la piel

Sin el empleo de óvulos ni espermatozoides, un equipo internacional de científicos liderados por una Universidad de Australia ha conseguido crear en un laboratorio un modelo de embrión humano en su fase más temprana reprogramando células madre extraídas de la piel de una persona adulta.

La creación y el desarrollo temprano de la vida humana es uno de los procesos que la ciencia tiene más dificultades para investigar. Sin embargo, las trabas para obtener embriones humanos y conocer cómo se crean o qué les afecta está ahora más cerca de terminar: un equipo de investigadores liderados por el bioquímico José Polo ha logrado crear un modelo artificial de embrión humano que puede ayudar a entender las primeras dos semanas de desarrollo de la vida.

El equipo de Polo, en la Universidad de Monash (Australia), ha conseguido crear un modelo de blastocisto – como se denomina a un embrión de seis días de vida – a partir de células de la piel humana. “Lo que hemos hecho es crear un modelo de blastocisto a partir de células de la piel humana reprogramadas a células madre pluripotentes inducidas (IPS)”, explica a El Independiente desde Australia el investigador que ha dirigido el proyecto que hoy se publica en Nature. Es la primera vez que se consigue crear un modelo de embrión humano, algo que hasta ahora sólo había conseguido en ratones el investigador español Juan Carlos Izpisúa.

Los científicos Jia Tan, José Polo y Xiaodong (Ethan) Liu, responsables del primer modelo de embrión humano creado a partir de células de la piel. Universidad de Monash

Su hallazgo empezó con un descubrimiento casi casual cuando intentaban comprender el proceso por el que las células de la piel se pueden reprogramar en células madre pluripotentes inducidas (IPS), un hallazgo por el que Yamanaka había conseguido el Nobel en 2012. «Ya el año pasado descubrimos que también podíamos hacer células de la placenta, el trofoblasto, algo que ya publicamos en Nature. Y lo que decidimos fue ver qué pasaba si en lugar de estudiar estas células que estaban siendo reprogramadas en placas de petri, que es de dos dimensiones, las poníamos una placa en forma de pirámide invertida, y que permite que las celulas interaccionen en tres dimensiones. Lo que no esperábamos era que se organizaran y formaran una estructura similar a una pelota. De hecho, cuando se formó tuvimos que hacer muchos experimentos para comprobar qué era hasta que concluimos que era un modelo de embrión», explica desde Australia a El Independiente José Polo.

Este embrión artificial no es exactamente igual que el humano en su estructura, su creación no implica a un óvulo y un espermatozoide y Polo incide en ello. «No hemos creado un embrión humano sino un modelo similar a partir de células de la piel de una persona. En la estructura por ejemplo no tiene un área llamada zona pelúcida. Le hemos denominado iblastoid en relación a las células pluripotentes IPS. Lo que hemos podido comprobar es que su desarrollo es similar al humana en los primeros 11 días y eso nos abre la puerta a poder estudiar y solucionar muchos de los problemas relacionados con los primeros días tras la concepción y el momento de la implantación», indica el investigador.

Logo-Techderma

TechDerma, con su amplia experiencia en el sector, su portfolio de soluciones integrales y su excelente servicio de atención y acompañamiento al cliente, se convierte en el socio ideal para optimizar los resultados de las clínicas dermatológicas

Scroll Up