La caída capilar, a qué se debe y como controlarla

"La alopecia inevitablemente va acompañada del trasplante capilar como solución", grave error y peores consecuencias.

Seguramente la alopecia es inevitable, pero el trasplante capilar se ha convertido en una tendencia al alza antes de si quiera ser moda.

 

Hoy en día existe gran cantidad de “Capilar victims”, de hecho, muchas de las personas que se interesan por el trasplante a pesar de no ser ni candidatas a la intervención ni tener necesidad de hacerlo realmente.

Los aspirantes, casi la mitad de los hombres y una de cada diez mujeres, quieren solucionar un problema sobre el que deberían primero de todo, confirmar la existencia.

La clave está en que no te tomen el pelo antes de hora. Es necesario antes de realizarse cualquier tipo de tratamiento capilar que primero se realice un estudio para conseguir el diagnóstico preciso, a poder ser apoyado en tecnología avanzada.

De esta manera se conseguirá determinar el grado de alopecia, y finalmente, un dermatólogo especializado en medicina capilar deberá ser quien paute la técnica más adecuada para tratarla y combatirla.

La caída capilar puede ser en muchos casos estacional o deberse a cuadros de estrés. El síntoma y marcador infalible es sobre todo la pérdida de densidad capilar que se traduce en que el cabello sea más fino de lo habitual.

Por eso mismo, empezar a perder densidad capilar es una primera señal de alarma que no se debe obviar. El diagnóstico precoz de la alopecia posibilitará realizar el tratamiento más adecuado y, por lo tanto, se conseguirá frenar la alteración antes de que se manifieste por completo. 

Así mismo, los dermatólogos también alertan sobre otros factores que influyen en la pérdida capilar: la alteración hormonal, la alimentación, padecer alguna patología o la ingesta de determinada medicación. De igual forma influyen ciertos hábitos no saludables como el consumo de alcohol o el tabaco, provocan que la alopecia avance más rápido.

CONTROLAR LA CAÍDA DEL CUERO CABELLUDO

Estrés. No solo afecta al estado anímico, también se refleja en la salud capilar, el estrés estimula la segregación de ciertas hormonas que afectan el funcionamiento del folículo piloso.

Alimentación. Las vitaminas y los minerales desempeñan un papel fundamental en la fisiología del cabello, en particular en la renovación de las células del bulbo folicular.

Protectores. Es importante comprobar si el champú que se utiliza habitualmente contiene tensioactivos demasiado agresivos que puedan irritar el cuero cabelludo

El peinado. Debemos procurar cepillarnos siempre el pelo con delicadeza, no recoger el cabello húmedo y controlar el uso habitual de productos como el secador de pelo o la plancha

Tintes. No dejan de ser un proceso agresivo, con alto contenido químico. Especialmente debilita aquel cabello frágil o que carece de hidratación.

Trenzas. Evitar el trenzado de manera reiterada ya que este puede causar alopecia a largo plazo debido a la tracción del cuero cabelludo. 

Logo-Techderma

TechDerma, con su amplia experiencia en el sector, su portfolio de soluciones integrales y su excelente servicio de atención y acompañamiento al cliente, se convierte en el socio ideal para optimizar los resultados de las clínicas dermatológicas